LA HISTORIA DE AFRO

Esta historia comienza como la mayoría de ellas, ya que cuando faltaban unos meses para salir de viaje (Octubre de 2012) empecé a buscar información sobre el hotel y la playa a la que íbamos en Bayahibe. Como siempre busqué en Los Viajeros, y buscando por el foro encontré un hilo que se llamaba "Donaciones" y de ahí llegué a la web de El Valor de un Euro.

 

Aunque había estado ya 9 veces en la República Dominicana, estas maravillosas personas me ha dado la oportunidad de realizar uno de los viajes más bonitos que podría uno imaginar para sus vacaciones.

 

Lo primero que hicimos al llegar a Madrid, fue llamar a peluquero, el cual vino a recogernos al hotel y llevarnos hasta su trastero, donde parece increíble que quepan tantísimas cosas. Allí llenamos dos maletas y dos bolsas de viaje, ya que todo nos parecía poco y gracias a la promoción que había en AirEuropa, podíamos volar con dos maletas extra, más las dos de cabina, eran unos 70 kilos más de los habituales.

 

Al llegar a Bayahibe lo primero que hicimos es ponernos en contacto con Jenny, que ya tuvimos el honor de conocerla el año pasado y hablar con Sara, que no la conocíamos y ha sido otro gran descubrimiento en nuestras vidas, ya que cada momento que pasamos con ella fue genial y me enrollaría diciendo lo bien que lo pasamos con Jenny en Santo Domingo o con Sara comiendo camarones al ajillo en un pueblito precioso llamado Gato, pero otro día...

 

Así que quedamos con Sara una mañana y nos acercamos al pueblo de Bayahibe a la escuela del pueblo, donde repartimos parte de las donaciones que llevábamos en la maleta, el reparto fue entre los niños de preescolar y los de primaria y no tengo palabras para explicar la sensación tan bonita que es verle las caras a esos niños, tan agradecidos, tan felices por una camiseta, por un beso y una foto, por un momento diferente...menuda lección de humildad nos dieron.

 

Sólo quiero añadir que tienen mi más absoluta admiración Jenny y Sara (y también hablo en nombre de JuanBer aunque escriba yo) por su labor desinteresada, también aplaudo de corazón a todo el grupo que forma esta comunidad, por darnos la oportunidad de participar y ser parte de ella y que ojalá se anime mucha más gente, porque con muy poquito, recibes tanto...

 

Afro (María y Juanber).

 

Sensaciones: 
Aunque había estado ya 9 veces en la República Dominicana, estas maravillosas personas me ha dado la oportunidad de realizar uno de los viajes más bonitos que podría uno imaginar para sus vacaciones.
Fotos: